Aunque muchos ya me conocéis por mi perfil de “caminante” del blog y canal de youtube  El Clímax del Caminante , me presento en mi perfil como instructora de mindfulness y psicóloga en formación.

Os cuento un poco mi historia.

Soy Nieves: una apasionada de la naturaleza, la montaña, los Caminos de Santiago y caminar por cualquier lugar. ¡Ah! También me encanta nadar en el mar. Y me fascina el cerebro: es un universo infinito, como el que vemos cuando miramos al cielo en una noche estrellada.

Mi infancia fue más o menos “normal” y bastante dual: me crié entre ciudad y campo, aprendiendo de ambos mundos, que son muy diferentes. Era una obsesionada de los libros, lo leía todo. Después, supongo que por mi relación estrecha con la montaña, me aficioné al senderismo y más tarde a los Caminos de Santiago. Siempre digo que la montaña y el camino han sido y siguen siendo mis mejores maestros.

Cuando era solo una niña, antes de los 10 años, mis padres me apuntaron a clases de yoga y meditación. Descubrí un nuevo mundo que se convirtió en «mi mundo».

La meditación practicada por el cerebro todavía en formación de un niño es muy interesante. Guardo en un maletín varios escritos de los años 90 de las sensaciones de algunas de mis meditaciones… Hace 30 años practicar meditación era cosa de “raros”. Ahora se ha convertido casi en una moda. Bien.

Pues ya, en el año 1979, cuando yo nací, el doctor en biología molecular Jon Kabat-Zinn creó el Programa más reconocido a día de hoy MBSR (Mindfulness Based Stress Reduction), donde integraba tradiciones milenarias combinadas con la Neurociencia. Este señor practicaba yoga y meditación y se dio cuenta de ese «mundo nuevo» al que yo me refería. Él fue quien trajo a occidente el término “Mindfulness”. De niña no había escuchado nunca esa palabreja. Yo, simplemente, practicaba meditación: la que practicaban los budistas hacía miles de años.

Ahora bien, la meditación es un estado inherente al ser humano, independientemente de sus creencias.  Es la capacidad de ser consciente del momento presente. Y eso, lo hacemos todos en algún momento.

A los 17 o 18 años tuve que ir al psiquiatra y psicoterapeuta. Y fue entonces cuando la psicología me cambió la vida y además, junto a la meditación, creó la base de la persona en quien me iba a convertir unos años más tarde.

Después preparé oposiciones. Estuve casi 15 años trabajando en el Ayuntamiento de Valencia, 2 de ellos en colegios y el resto en Población. Siempre atendiendo al público. Sobre todo los casi 13 años que estuve en Población, tuve la ocasión de conocer a personas de todos los lugares del mundo. Con todo tipo de situaciones personales y familiares. La realidad, siempre supera la ficción. Nada que yo haya visto en una película, por muy surrealista que fuese, ha superado la realidad de algunas de las personas que en todos estos años han pasado por mi  mesa. Y de las situaciones que he experimentado. Habrán sido… miles.

He aprendido mucho sobre el ser humano. Sobre todo que, aunque no se conozca el idioma, hay uno universal: el idioma de la sonrisa y el agradecimiento. Eso es igual en todos los seres humanos. También es igual el enfado y la ira y el miedo. Las emociones son fácilmente reconocibles en cualquier persona y sobre todo cuando tratas con ellas a diario, independientemente del idioma que hables. Por eso las emociones me fascinan. También descubrí la absoluta necesidad que tiene el ser humano de ser escuchado y comprendido; por lo tanto de la necesidad de empatía.

Comencé a estudiar psicología hace tiempo. Es mi otra pasión a parte de caminar. Mi objetivo es poder ayudar a las personas desde lo más profundo. Conectando con la parte emocional. Así que por eso estoy aquí, con este proyecto. Haciendo lo que quiero; siguiendo mi camino, el que me llena plenamente. Porque siempre hay capacidad de elección.

Yo ya elegí 😀


Instagram: Instagram El Clímax del Caminante (y Psicología)

Facebook: Facebook El Clímax del Caminante (y Psicología)

Youtube: Canal Youtube El Clímax de la Psicología

Spotify: Podcast Gratuitos

Ivoox: Audios gratuitos